5759ad7b5c6adcb263e2bdf3e21a0356.jpg
Noticias
Editor

Editor

(18/06/18) ESTE 24 DE JUNIO SERÁ INAUGURADO EN EL MUNICIPIO DE PALESTINA EL CENTRO DE INTEGRACIÓN CIUDADANA QUE SE CONVERTIRÁ EN UN ESPACIÓ PARA LAS ACTIVIDADES CULTURALES Y DE ESPARCIMIENTO A LA COMUNIDAD 18, Jun

Esta sin duda es otra de las emblemáticas obras que han sido gestionadas en el gobierno del alcalde Carlos Eliecer Motta Pardo que logra surtir la necesidad para esta comunidad al no contar con un sitio donde desarrollar sus actividades.

El centro de Integración Ciudadana es un proyecto que tuvo un costo total de mil 300 millones de pesos aportados por el ministerio del Interior y el Municipio.

En diálogo con el NOTICIERO ANDINO, el mandatario local, reconoció el apoyo recibido por algunos dirigentes políticos del Departamento del Huila y sin duda la voluntad del gobierno Nacional para la destinación de recursos que permitieran su ejecución.

Motta Pardo indicó que será un hecho la inauguración de esta infraestructura este próximo fin de semana en el marco del festival san pedrino.

El alcalde esa localidad dijo que el logro de esta obra tiene una connotación importante si se tienen en cuenta las condiciones topográficas del terreno.

Entre tanto, otras de la sobras que fue ejecutada y puesta en servicio es el parque Bio saludable ubicado en el sector urbano de la localidad…

De acuerdo con el alcalde municipal, esta obra tuvo un costo de 214 millones de pesos aportados por el gobierno Departamental y el Municipio. 

El alcalde Palestinense, hizo un llamado a la comunidad para este tipo de obras de desarrollo sean conservadas dándole un buen uso.

 

Lo bueno, lo malo y lo feo del Festelar 2018 21, May

Este sábado se realizó la segunda edición del festival, con presentaciones destacadas de Aterciopelados, Systema Solar, LosPetitFellas, Plastilina Mosh y Los Rolling Ruanas. No obstante, hubo falencias como el montaje y la falta de apoyo. Así fue la jornada del festival que busca promover la música alternativa nacional.

En medio de un ambiente festivo, con algunas franjas de lluvia y de música para todos los oídos, se desarrolló la segunda edición del Festelar en el Hipódromo de los Andes, ubicado al norte de Bogotá. El festival, que nació con el objetivo de impulsar la música alternativa nacional, organizó un cartel más que incluyente: rock, rap, pop, carranga, bachata, música caribeña y reggae, fue algo de lo que escucharon los asistentes al evento.

En total, el festival preveía la presentación de 11 bandas, con una innovación respecto a la primera edición: la inclusión de dos grupos extranjeros. El variado cartel, sumado a la oferta de 11 agrupaciones en un mismo día, convocó a más personas que la primera versión del Festelar que se realizó en agosto de 2016. No obstante, debido a los nombres que incluyó el cartel, seguro la organización esperaba un aforo mayor. Aún así, los asistentes demostraron por qué la música une culturas y generaciones: por el césped del lugar pasaron personas de todas las edades, credos, condiciones sociales, estéticas, estilos y gustos musicales. Hubo mucha convivencia.

En cuanto a lo musical, las bandas que mejor reacción causaron entre el público fueron Aterciopelados con su vigencia, versatilidad y naturalidad; LosPetitFellas por su mensaje y energía; Systema Solar, que siempre tiene la fórmula para no dejar a nadie sentado; Los Rolling Ruanas, que puso a cientos de millenialls a bailar carranga; Plastilina Mosh, el dúo mexicano que hizo saltar al público; y Vicente García, el dominicano que se encargó del momento romántico de la noche. A continuación lo bueno, lo malo y lo feo del festival, que en términos generales tuvo una nota sobresaliente. (LEA: Festelar: de los surcos que trazó Aterciopelados a las fértiles semillas de hoy)

Lo bueno

El cartel. La organización se esmeró en presentar una oferta importante de músicos nacionales. Seleccionó bandas históricas como Aterciopelados, de tradición festivalera como Systema Solar, Pernett y LosPetitFellas, y grandes promesas como Los Rolling Ruanas y Mitú. Aunque pudo ir en contravía con el espíritu del festival, le apostaron y ganaron al invitar a dos bandas internacionales con un buen público en el país.

Las bandas. Aterciopelados se lució con una presentación que mezcló lo más clásico de su carrera con sus más recientes lanzamientos. La naturalidad de Andrea Echeverri cautivó al público, que escuchó atento todo lo que tenía por decir. La interacción y complicidad de la banda con el público fue tal que, como ocurre pocas veces, en varias ocasiones a Echeverri y a su expareja, el bajista de la banda Héctor Buitrago, les pidieron un beso. La petición del público, por obvias razones, no se dio, pero la banda se ganó los aplausos y admiración de todos los asistentes con su frescura y demostración de que hay banda para rato. Echeverri, incluso, se bajó de la tarima para saludar a los más fanáticos que la vitoreaban desde la primera fila. Finalizaron su romance con el público obsequiándoles dulces y merchandising de la banda.

LosPetitfellas llenaron de emociones al público. La interpretación de sus primeras canciones cautivó a su “Club de la resistencia”, y los nuevos éxitos sacaron los aplausos de quienes los siguen hace poco tras sus apariciones en la radio comercial. Sin duda, uno de los momentos más recordados del Festelar 2018 serán los minutos que Nicolás Barragán, vocalista de la banda, empleó en decirle al público por qué tiene que salir a votar en las presidenciales del próximo 27 de mayo. También será recordada la despedida de la banda que, en medio de su canción "Antes de morir", pidió a los asistentes encender una luz (del celular o un encendedor) por quienes sufren de depresión, están en cárceles o simplemente se sienten solos.

Systema Solar sabe lo que tiene que hacer para animar y poner a bailar a toda una muchedumbre. Pese a que fue de las últimas bandas, el público le respondió bailando y cantando “El botón del pantalón”, “Majagual”, “Sin Oficio” y “Yo voy gana’o”. Los dos vocalistas llenaron de ánimos y energía a un público que a esa hora ya se estaba quedando sin batería. La banda también aprovechó para enviar mensajes sobre las próximas elecciones y la situación en Hidroituango.

Los Rolling Ruanas fueron la gran sorpresa de la jornada. Pese a que la banda se presentó cuando aún estaban llegando los buses que transportaban a la gente desde Bogotá, llenó de rock y carranga el escenario. Jóvenes y adultos bailaron e improvisaron pasos de baile de carranga, logrando su cometido de poner la tradicional música boyacense de nuevo en el panorama musical del país. La energía de la banda fue tal que, al mejor estilo de un Rock al Parque, en el centro del público se armó el que quizás sea el primer “pogo carranguero” en un festival. La banda también se destacó con interpretaciones de clásicos del rock mundial.

La oferta gastronómica y de actividades. En Festelar 2018 hubo suficientes foodtrucks y quioscos de bebidas para satisfacer el paladar de los asistentes. Las filas fueron rápidas y la oferta fue variada. En cuanto a las activaciones de las distintas marcas, también hubo buen flujo del público que optó por disfrutar de los otros espacios que ofreció el festival más allá de la tarima.

Transporte. Las típicas quejas a la salida no se escucharon. Uno de los grandes problemas de los festivales que se realizan en el norte o a las afueras de Bogotá es el tema del transporte, pero en esta ocasión no fue así. El transporte autorizado del Festelar estuvo bien gestionado, y no hubo kilométricas filas o personas caminando por horas para llegar a la ciudad.

Césped. Aunque no hubo aguaceros, al menos en cinco ocasiones se presentaron lloviznas. Pese a esto, el césped del lugar no se convirtió en un barrial y eso permitió a los asistentes disfrutar del evento y no salir con barro hasta los talones.

Lo malo

El apoyo. ¿Qué pasa con los que dicen apoyar la música nacional? ¿Saben que son parte fundamental de la industria? Al festival, sin duda, le faltó apoyo. Si bien el Festelar no es un festival de nicho como el Jamming, o convoca nombres galácticos como el Estéreo Picnic, sí tuvo un cartel con muchas de las mejores bandas del país con una boleta asequible: entre $99.000 y $170.000. No obstante, el día anterior, e incluso el mismo día del festival, hubo emisoras regalando las entradas sin tener que hacer nada, e internautas vendiendo la boleta hasta en $30.000. A las afueras del evento la situación fue más triste: reventa de tiquetes a precios de entre $5.000 y $10.000. Nada justo con un cartel que incluyó nombres mayúsculos. Y aunque hay que destacar que en el mismo día hubo otros conciertos como el de Alejandro Fernández (ranchera y música popular), el Baum Festival (música electrónica) o el evento "Suelta como gabete" (reggaetón), ninguno era competencia directa del Festelar, pero sí pudo quitarle uno que otro asistente.

Si los festivaleros quieren que este tipo de certámenes se sigan realizando, deben mostrar más apoyo teniendo en cuenta que casi todas las bandas eran colombianas. Y ese apoyo también debería ser no solo a una banda o artista sino a una lista de agrupaciones que han izado la bandera del país en cientos de lugares del mundo.

El montaje. Cada banda tenía su montaje, y mientras se hacía se perdió mucho tiempo. Entre banda y banda hubo espacios de hasta 45 minutos en los que hubo un DJ que programó música que no siempre fue uniforme con la idea del festival, pero que permitió que los asistentes no se desesperaran con la espera.

Los horarios. Debido a los problemas de logística y montaje, todos los horarios del festival se incumplieron y se corrieron hasta en dos horas. Inadmisible, sobre todo pensando en quienes van por una banda en específico, o deben regresar a una hora determinada. Después de Vicente García, todas las bandas tuvieron que terminar su presentación varios minutos después de que el reloj que les dicta el tiempo se pusiera en ceros y en rojo. Por todo esto, y como la presentación de Systema Solar se extendió casi hasta la 1:20 a.m. -cuando tendría que estar alistándose para subir Mitú, la banda de cierre-, la agrupación que seguía en el orden del cartel no se presentó. Salsangroove, que empezó a realizar todo el montaje para su presentación, desistió de hacerlo luego de unos 30 minutos, y eso incidió en la energía del festival pues varios asistentes notaron que algo pasaba en tarima.

La disposición del cartel. El cartel, ya lo dijimos, estuvo muy bien. No obstante, pudo pensarse en un mejor orden para que los asistentes se quedaran hasta el final. Además de la hora, mucha gente se fue del lugar cuando se acabaron las presentaciones de LosPetitFellas y de Systema Solar.

Luz y sonido. El sonido pudo ser mejor. Hubo zonas del lugar en que la gente estaba haciendo otras actividades, debido a que no lograban engancharse con las ondas que se emitían en tarima. Asimismo, hubo espacios que estaban prácticamente a oscuras, y solo se podía ver gracias a la luz de los carros de comida.

Lo feo

La basura. ¿Cuándo aprenderemos los bogotanos a disfrutar de los grandes eventos musicales sin dejar el lugar como un basurero? Lastimosamente, así volvió a ocurrir en Festelar. Pese a que hubo canecas por todo el lugar y de la iniciativa de un colectivo de reciclaje que daba a los asistentes una foto a cambio de envases reutilizables en unos contenedores, el panorama del césped y la zona VIP era deplorable al finalizar el evento. Latas de cerveza, botellas de gaseosa, desechos de comidas y plásticos anti-lluvia, fueron algunos de los elementos que más dejaron los asistentes al festival.

 

Así ensaya Shakira faltando dos semanas para iniciar "Dorado World Tour" 21, May

Siete meses después de lo planeado, la colombiana comenzará la gira mundial que la traerá a Bogotá en noviembre próximo.

Shakira ha usado sus redes sociales para recordarle a todo el mundo que el próximo 3 de junio comienza "Dorado World Tour". En Hamburgo, Alemania, iniciará finalmente la gira que debió haber empezado en noviembre pasado pero que tuvo que posponer por un problema en sus cuerdas vocales.

Finalmente, siete meses después de lo previsto, Shakira regresará a los escenarios para promocionar el disco "El Dorado", el undécimo álbum de estudio, y que incluye éxitos como "La bicicleta", "Chantaje", "Me enamoré" y "Deja vu".

https://www.youtube.com/watch?time_continue=2&v=1i3Ds-nFi9k

Producida por Live Nation, esta gira es la primera que hace en siete años, y la primera en la que la acompañarán sus dos hijos, Milan y Sasha.

"El dorado world tour" tendrá paradas en Europa y Estados Unidos antes de llegar a Latinoamérica en octubre próximo. El concierto en Colombia está programado para el 3 noviembre en el Parque Simón Bolívar de Bogotá

https://www.youtube.com/watch?v=F6I4RSQye-E

"El Dorado World Tour" llega siete años después del "Sale el Sol World Tour", con más de 100 conciertos en todo el mundo en 2010 y 2011. Desde entonces, la cantante colombiana fue madre de dos niños y se apartó de las grandes giras aunque siguió publicando discos: "Live from Paris" (2011) "Shakira" (2014) y "El Dorado", que apareció en mayo de 2017.

En abril pasado Shakira y Maluma protagonizaron la portada de la revista Billboard, publicación en la que hablaron de cómo la relación laboral que comenzó con las canciones "Chantaje" y "Trap", se transformó en amistad. Además contaron lo que significa haber comenzado sus carreras en Colombia y la importancia que tiene la familia para ellos.

Artistas

Musica Nueva