‘Like A Prayer’: la canción de Madonna censurada por El Vaticano cumple 35 años – Análisis del video

Madonna lanzó ‘Like A Prayer’ hace 35 años. El video dirigido por Mary Lambert fue censurado por las imágenes religiosas que se usaron y la forma en que se alteraron. Este es un análisis iconográfico del videoclip.

Madonna lleva una carrera de 40 años llena de éxitos y un impacto cultural significativo. Es la última reina del Pop.

Una de sus canciones más emblemáticas, ‘Like a Prayer’, cumple 35 años. Recordamos la censura que enfrentó por parte del Vaticano y la razón de la misma con un análisis iconográfico del videoclip.

En marzo de 1989, Madonna presentó al mundo «Like a Prayer», el primer sencillo de su cuarto álbum de estudio del mismo nombre.

El videoclip censurado

La canción se estrenó junto con el videoclip protagonizado por Madonna y dirigido por Mary Lambert. En la primera escena, Madonna está corriendo y se escuchan sirenas y guitarras de rock. Cae al piso, levanta la mirada, la música se detiene y una puerta se cierra, mostrando una cruz en llamas.

Durante los años 80, la industria musical tenia una agenda racista. La gente poderosa de la industria deseaba desplazar al disco y darle espacio al rock.

El rock era música de blancos, mientras que el disco, el house y el funk eran géneros de la comunidad negra. Hubo una fuerte campaña de menosprecio con el movimiento ‘Disco Sucks‘, evidenciando principios racistas en la industria de la música.

Volvamos al video. La canción comienza con un coro y un órgano sonando. Madonna se levanta y observa tres hombres blancos forcejeando con una mujer. Posteriormente, se muestra a un hombre negro siendo detenido por la policía.

Después, Madonna ingresa a una iglesia y la canción llena de elementos del disco comienza a sonar. Separada por unas rejas, Madonna está frente a la figura de un Jesús negro que llora.

Madonna ve su llanto y se acerca. Mirándolo desde abajo, Madonna se acerca a la reja y canta por primera vez en el video: «I hear your voice, it’s like an angel sighing, I have no choice, I hear your voice».

Madonna

Esta es la primera imagen «profana» que motivó la censura por parte del Vaticano. La representación de un Jesús negro desafiaba un orden estético cristiano de un Jesús caucásico que determina también el lugar de las personas negras dentro del sistema de valores cristiano. Esta imagen comienza a cuestionar paradigmas racistas insertadas en la iconografía religiosa.

El video sigue y Madonna se recuesta en una banca y cierra los ojos. Aparece flotando en el cielo y cae en los brazos de una mujer negra con un vestido tradicional de coro de música Gospel, quien le sonríe y la devuelve al cielo.

Madonna se levanta de la banca, abre la reja y besa los pies del Jesús. Después abre la reja (lo que parece ser un error de script o algo que no entiendo). La estatua cobra vida le susurra algo al odio le da un beso en la frente y sale de la iglesia.

¿Qué le dice Jesús a Madonna en el video?

El dialogo con Dios en la iglesia ocurre desde nuestra relación con el pecado. Los curas performan un puente con Dios. En un dialogo ocurre la confesión de pecados y después el cura pone unas penitencias para poder ser perdonado en la comunión.

No sabemos a ciencia cierta que dice Jesús. Pero el arte se trata de llenar espacios con la subjetividad y lograr el dialogo con el espíritu.

En el video, Madonna se ilumina y se compromete a escucharlo. En el cristianismo, Jesús le pondría penitencias. En lugar de eso, Jesús la perdona.

Madonna mira el lugar que deja Jesús. Ve un cuchillo y lo levanta del suelo. Se corta y le quedan marcas de estacas como las de Jesús al ser crucificado. El perdón de Dios tiene un precio, un sacrificio.

La escena se vuelve una profecía. Una visión del veto de la Iglesia a la artista. El vaticano vetó su música y su imagen en Italia. Una versión de la historia de Jesús insertada en la música pop. Otra forma de contar la historia.

En esta historia, Jesús la perdona. Luego, Madonna busca cómo reparar y cómo comulgar con Dios desde el servicio. Jesús la libera y luego ella, libre, busca su redención. En el sistema tradicional la penitencia existe como condición del perdón. La reparación comienza cargada de una ausencia de libertad, desde el sometimiento.

La escena termina y Madonna canta de nuevo: «Let the choir sing» en uno de los primeros gran angulares de la historia. Una sensación de expansión que culmina con el ingreso del coro.

La cámara gira hacia un coro de góspel que comienza a cantar. El góspel genera una sensación muy poderosa, una sensibilidad que se activa y permite ver mejor el mundo.

Madonna sale de la iglesia y vuelve a presenciar el crimen del principio. Cuatro hombres blancos rodean a una mujer y la terminan apuñalando. Un hombre negro escucha el grito y baja a auxiliarla. Los otros huyen y la policía llega, arrestando al hombre negro con la mujer muerta en sus brazos.

El crimen se muestra dos veces. La primera vez, son imágenes cortas y fugaces en una situación borrosa que no permite entender qué sucede.

La segunda vez, mientras el coro de góspel canta, Madonna observa la escena completa.

La experiencia en la iglesia es una epifanía que determina el ángulo desde el que Madonna ve el mundo. Ahora puede ver el racismo.

La epifanía se celebra con Madonna cantando y bailando frente a cruces en llamas, otra de las imágenes «profanas».

El mensaje de Madona condenaba paradigmas anacrónicos. Confortaba un orden simbólico.

Las llamas consumían los valores religiosos que se les asignaron pero no la figura cómo tal. Las cruces perduraban. El verdadero mensaje perduraba renovándose a si mismo por medio del arte.

Las llamas depuran la cruz de un orden social, clasista, sexista y racista que se le asignó.

Madonna 'Like A Prayer'

Confrontar este orden hizo que el Vaticano la censurara. Sus mensajes atentaban contra un status quo beneficioso para la iglesia y demás dispositivos de poder.

El video termina con Madonna cantando junto al coro y besando la encarnación de Jesus negro.

En los 80, Ronald Reagan fue presidente de EEUU. Reagan fue un defensor de la guerra contra las drogas y promovió la idea de que el consumo de marihuana llevaba a que las mujeres blancas se sintieran atraídas por hombres negros, desafiando así el orden social y los paradigmas de la época.

El video también se asoció con consumo de drogas.

La producción concluye con Madonna dando su testimonio en la estación de policía y unos créditos del elenco.

Hace 35 años, Madonna y Mary Lambert hicieron una pieza de arte espiritual. Una experiencia audiovisual que dialoga con nuestro espíritu y con el espíritu de la sociedad. Confrontaron violencias estructurales y las censuraron por hacerlo.

El arte tendría que ser controversial

MADONNA

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

--:--
--:--
  • cover
    Radio En Vivo