Roland Garros: los tenistas explotan por público «irrespetuoso y salvaje»

«¿Soy yo o el público francés es especialmente salvaje este año? ¡Simplemente se despertaron y escogieron la violencia!», preguntó en Twitter la jugadora de dobles australiana Arina Rodionova en medio de su participación en Roland Garros.

«Irrespetuoso y salvaje», al público de Roland Garros le han llovido críticas por su comportamiento en un deporte como el tenis, en el que existe una tradición de educación hacia los jugadores, que parece estar cambiando.

Con temperaturas que rozaron los 30ºC la mayoría de días, y con vendedores ambulantes de cerveza por todo el recinto, el ambiente se ha caldeado más de la cuenta en esta edición.

Durante la primera jornada de Roland Garros, la ucraniana Marta Kostyuk fue despedida entre abucheos por negarse a dar la mano a su rival bielorrusa Aryna Sabalenka, como protesta por la guerra en su país.

«Quiero ver a la gente reaccionar a esto en 10 años, cuando la guerra haya acabado. Creo que no se sentirán muy bien con lo que hicieron», dijo entonces Kostyuk, ferviente crítica de la presencia de jugadores rusos y bielorrusos en el circuito.

En un principio, Sabalenka pensó que los abucheos en la pista Philippe Chatrier le estaban dirigidos, y respondió con una exagerada reverencia.

En la Suzanne Lenglen, el estadounidense Taylor Fritz eliminó en la quinta jornada a Arthur Rinderknech, último francés de los 28 que compitieron en categoría masculina y femenina, en segunda ronda.

Fue la gota que colmó el vaso para un país entregado al tenis, en el 40 aniversario del triunfo de Yannick Noah en Roland Garros, el último título masculino que se quedó en casa.

Fritz terminó muy irritado con el público nocturno, que le dedicó abucheos y se mostró antideportivo. Al terminar el partido, mandó callar a los asistentes poniendo un dedo sobre sus labios y lanzando besos.

«El público fue tan genial que tuve que dejar que me animara. ¡Me animó tan bien!, quise asegurarme de ganar. Gracias, chicos», dijo sarcásticamente durante la entrevista en pista, con más abucheos de fondo. La leyenda sueca Mats Wilander cree que el comportamiento del público puede ser contraproducente.

«No creo que tengan la intención de abuchear a los jugadores, pero están muy comprometidos y entusiasmados este año», dijo el exnúmero 1, ahora comentarista de Eurosport.

«Creo que están un poco más involucrados aquí que cuando juegas contra un británico en Wimbledon, o un estadounidense en el US Open», añadió

«¿Soy yo o el público francés es especialmente salvaje este año?», preguntó en Twitter la jugadora de dobles australiana Arina Rodionova. «Normalmente hay un mínimo de lógica detrás de los abucheos… ¡Este año simplemente se despertaron y escogieron la violencia!», añadió.

El alcohol parece fluir más fácilmente este año en el recinto parisino, donde por 10 euros (10,70 dólares) puedes adquirir una cerveza de los vendedores ambulantes, además de en las numerosas barras y puestos de comida que hay en el recinto.

Novak Djokovic también fue blanco de los abucheos por pedir tiempo médico durante su duelo de tercera ronda, a lo que respondió aplaudiendo sarcásticamente a los espectadores.

– La gente «ama abuchear» –

En el tercer set, el serbio lanzó una pelota al aire frustrado, ganándose nuevos abucheos que imitó para burlarse. «Creo que la mayoría de la gente viene a disfrutar del tenis o a apoyar a algún jugador. Pero hay gente que ama abuchear cada cosa que haces», dijo Djokovic.

«Es algo que considero irrespetuoso y sinceramente no lo entiendo», añadió.

Sin embargo, a algunos jugadores no le molesta la violencia verbal de los espectadores.

«Obviamente hay un límite, pero no tienen miedo de expresarse. Creo que eso hace que la atmósfera sea muy divertida para mí», dijo la estadounidense Coco Gauff, finalista en 2022.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

--:--
--:--
  • cover
    Radio En Vivo