«Digan lo que quieran»: Alejandra Azcárate se despachó por caso de avioneta con coca

La humorista y presentadora estuvo junto a su esposo, Miguel Jaramillo, en entrevista con Noticias RCN para explicar algunos detalles sobre el tema.

En mayo del 2021, se presentó la incautación de una avioneta con 446 kilos de cocaína camuflados entre tapabocas y otros elementos de bioseguridad, tema por el que fue vinculada la pareja de Azcárate.

En la conversación con Noticias RCN, Miguel Jaramillo explicó que la aeronave en cuestión era propiedad de Fernando Escobar, que había siso su socio en la empresa Interandes Helicópteros S.A.S., organización de la cual, dijo, dejó de ser accionista cinco meses antes del hecho.

“Mi único error fue no asegurarme que mi contadora registrara estas actas en Cámara de Comercio”, afirmó Jaramillo sobre el tema por el cual se vio involucrado, en un caso que fue mediático.

Alejandra Azcárate se abrió en caso de avioneta con coca: “Digan lo que quieran”

Aparte de las declaraciones que se conocieron en el adelanto de esta entrevista, Azcárate reconoció que en medio de la situación por el escándalo se encegueció y se derrumbó. No obstante, aseguró que los cuestionamientos en su contra son parte de la molestia que ella provoca por su personalidad.

“Conmigo lo huevos no son al gusto, son blanditos o son duros; y eso le molesta a algunas personas”, aseguró la presentadora, que indicó que durante ese periodo perdió 10 kilogramos de peso, mientras su esposo bajó 15 kilogramos por el estrés.

La pareja relató que tuvo múltiples discusiones, “más de 120”, en el periodo de los 4 meses antes de que se divulgara el caso y se hiciera la imputación de cargos. Por ello, buscaron ayudas, como terapias y demás.

Sin embargo, Azcárate afirmó que “todo esto fue un gran despertar” y, luego de esa experiencia por el caso de la avioneta con coca se fortaleció, en medio de los cuestionamientos en redes sociales.

“Digan lo que quieran, nosotros ya estamos curtidos”, afirmó, además de que defendió su comentario sobre los sótanos del infierno: “Me encanta mi frase, se volvió una expresión popular. Para eso es la desgracia, para uno sacarle punta”. Incluso, ya en tono jocoso, aseveró: “Dejé el piso bien trapeado porque el diablo es muy exigente”.

La humorista manifestó que ahora ya se ríe con su esposo de toda la situación y hasta bromeó sobre su plan para Halloween: “Me voy a disfrazar de avioneta y él, de azafata”.

Asimismo, exaltó la actitud de sus amigos más íntimos porque aseveró que estuvieron ahí, mientras que criticó a muchos de sus colegas porque “se regocijaron con esto”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

--:--
--:--
  • cover
    Radio En Vivo